cuadros lolamento

Un cuento de SUPERACIÓN

20:34

cuadros lolamento, ilustraciones lola mento, ilustraciones lolamento, lola mento ilustraciones, Lola Mento, LolaMento, LolaMento dibujos originales, lolamento ilustraciones,

Hoy quiero contarles un cuento. Un cuento de SUPERACIÓN.
Había una vez, una niña llamada Zara, que vivía al pie de una montaña. Ella tenía la calidez del hogar muy presente en su vida, pues todos los días su madre Carlota, le preparaba comida casera y calentita, y le daba unas caricias tan lindas, que ella se quedaba dormida; su papá Pancho, era talabartero y le regalaba cosquillas y juegos todos los días.
Su casa, en esa montaña mágica, era su lugar en el mundo, tenía allí su propia huerta y hasta un árbol de peras.
Por las tardes jugaba con sus amigas las hormigas, construyéndoles chozitas donde ellas decidían instalarse, en forma de hormiguero.
Cuando era época de cosecha, juntaba todas las frutillas, para hacer dulce, y lo regalaba a los turistas que paseaban por la montaña.
Pero un día, como cualquier otro día mientras dormían, los despertó un estruendo, tan fuerte fue que rompió todos los vidrios de su casita. No entendían que sucedía, por lo que Pancho, salió a ver que ocurría, y fue allí donde se dió cuenta que esta montaña que tanto amaban estaba tan enojada, que había empezado a erupcionar, había llamas por todas partes y un fuego enorme saliendo de su boca.
Pancho y Carlota desesperados, agarraron unas frazadas, cargaron a Zara en su rastrojero y partieron hacia el pueblo en busca de refugio.
Ese viaje, fue el más largo que les tocó vivir, pues estaban desesperados, desolados, tristes, con mucha incertidumbre.
Llegaron a la casa de la tía Tocha, tomaron un té calentito y se acostaron a descansar. Así transcurrieron varios días, hasta que por radio se enteraron que la montaña, ya estaba normal.
Emprendieron viaje de regreso, pero al llegar hasta su tranquera, vieron que las cosas andaban mal. Su casa, sus cosas, su huerta, sus frutales estaban destruidos. Ya no había rastro de lo que había sido ese lugar alguna vez, de nuevo el dolor, el llanto, la tristeza en sus vidas.
La fuerza de la naturaleza, algo incontrolable como el fuego, la lava, el viento, habían destruído todo su esfuerzo, sus proyectos, sus años de felicidad, el aroma de su casa, los rincones con recuerdos y sus cosas materiales.
Después de llorar un buen rato, los tres abrazados, empezaron a recordar las cosas que allí vivieron como el nacimiento de Zara, o cuando dió sus primeros pasos, o cuando la Reina de Inglaterra de casualidad pasó por su casa y tomó un rico Té, en ese instante empezaron a reírse, y empezaron a tomar fuerza para volver a levantar lo que se había caído.
En ese preciso momento Zara le pidió a sus papás que volvieran a lo de su tía Tocha, mientras buscaban la manera de salir a flote.
Así fue, a la vuelta del colegio Zara con su papá fabricaban ladrillos en una fabrica que se los permitía.
Mamá Carlota trabajaba, remendando ropa de gente que lo necesitaba a cambio de unos pesitos y papá Pancho también de albañil.
Cada uno puso su granito de arena, y poco a poco su casita al pie de la montaña volvió a ser lo que era, cavaron los cimientos, levantaron paredes, juntaron muchas chapas y lograron cerrar el techo; hasta pintaron las ventanas multicolores.
Cada integrante de esta familia, puso lo mejor de si ante la adversidad, no se rindieron nunca, siempre unidos, con mucha fuerza . Trabajaron tan duro por su sueño que LO LOGRARON.
Hoy en día, luego de 9 años, Pancho es director de obras para una empresa constructora, Carlota tiene su propio taller de costura en su casa, donde fabrica manteles y repasadores; y Zara esta a 4 materias de ser Arquitecta.
Ahora pregunto.... ¿Quién dijo que sería fácil? ¿Quién dijo que todo es de un momento a otro?
Nadie sabe, cuál es el hilo conductor que nos lleva a estar donde estamos (bien o mal), a ser lo que somos, a vivir lo que vivimos, a respirar lo que respiramos.
Lo único que te puedo dar como garantía, según lo que vemos que vivió esta familia, es que con confianza, fe, predisposición, trabajo, fuerza, constancia TODO, ABSOLUTAMENTE TODO, PODREMOS LOGRAR!
Autora: Carolina Nebbia
Todos los derechos reservados ®

Tal vez te interese leer

0 comentarios